Cory Chase acaba con la carita y las gafas llena de leche